Categorías

Marcas

Advertising
Advertising
Holomega Calcio - 50 cápsulas - Equisalud Ampliar

Holomega Calcio - 50 cápsulas - Equisalud

Remineralizante para fortalecer los huesos y cartílagos. El aporte de calcio en forma de bisglicinato lo hace mucho más biodisponible.

Más detalles

159621

Disponibilidad: 1 - 5 días

999 artículos disponibles

P. Profesional: Login para ver precio
PVP IVA Incluido: Login para ver precio

Holomega Calcio

Remineralizante para fortalecer los huesos y cartílagos. El aporte de calcio en forma de bisglicinato lo hace mucho más biodisponible.

La dosis recomendada establecida en los países occidentales es de 800 a 1200 mg al día (adulto-niños). En otras culturas se ha visto que 300 mg al día son suficientes. En este dato habría que considerar la absorción que cada persona es capaz de tener para este mineral.

El calcio (Ca) es un macromineral que cumple una importante función estructural en nuestro organismo al ser parte integrante de huesos y dientes. Es muy importante que sus necesidades básicas estén cubiertas durante la infancia y adolescencia. Además, durante el embarazo y lactancia las necesidades de calcio aumentan de manera notable. En la vejez también es muy importante tener unos niveles adecuados de calcio en el organismo, para poder así reponer las pérdidas que se producen de este mineral, como por ejemplo en la osteoporosis. Para la fijación del calcio en el sistema óseo es necesaria la presencia de Vitamina D (tomar el sol).

El calcio tiene diversas funciones en nuestro organismo:

  • Forma parte de los dientes y huesos y contribuye a mantenerlos sanos. Es necesario para la coagulación de la sangre.
  • Participa en la transmisión del impulso nervioso.
  • Tiene un papel importante en la contracción muscular.
  • Estimulación de la secreción hormonal.
  • Contribuye a la activación de enzimas que sirven como mediadores en diferentes reacciones químicas.
  • Colabora en la permeabilidad de las membranas celulares para que estas puedan efectuar el intercambio de sustancias con el medio (oxígeno y nutrientes).
  • Participa en la absorción de vitamina B12.

Del total de calcio contenido en los alimentos, únicamente se absorbe entre el 20%-40% del total. Su absorción mejora con la presencia de vitamina D, lactosa, grasa, proteínas, vitamina C y medio ácido. De ahí que los alimentos con mejor biodisponiblidad de calcio sean la leche y los derivados lácteos.

Las fuentes alimentarias principales de donde poder obtener calcio mediante la dieta son:

  • La leche, yogur, queso y otros derivados lácteos.
  • Pescados de los que se pueda comer las espinas (sardinas, anchoas, salmón...), mariscos.
  • Vegetales de hoja verde (berzas).
  • Aceite de girasol. Leguminosas (legumbres, soja).
  • Cacahuetes, almendras, sésamo, nueces.
  • Agua de consumo.

La falta del calcio necesario para el correcto funcionamiento de nuestro organismo puede provocar:

 

  • Osteoporosis que es una disminución de la masa ósea y aumento de la fragilidad de los huesos.
  • Raquitismo, baja mineralización y deformidad ósea.
  • Tetania o alteración en la contracción muscular.

El calcio presente en los huesos es una reserva para situaciones en las que el calcio en sangre o tejidos está desequilibrado. Del kilo y medio de calcio que se encuentra en el organismo, un 99% está localizado en los huesos y dientes, confiriéndoles dureza. Del 1% restante el 0,2% se encuentra en la sangre y los tejidos blandos. Es muy importante que la concentración de calcio en la sangre y en los tejidos se mantenga dentro de unos estrechos límites. En este sentido los huesos actúan como una reserva de calcio que se encuentra inactivo y del que se extrae calcio cuando disminuye la concentración en la sangre. Los huesos por tanto están en un estado constante de renovación y descomposición.

Si los niveles de calcio en la sangre bajan, sea porque el calcio se está excretando o se está depositando en los tejidos, los huesos liberan calcio para que aumente la concentración en la sangre. Por tanto para mantener unos niveles óptimos de calcio en huesos y dientes es preciso que este mecanismo que controla los niveles de calcio en la sangre esté equilibrado. El mecanismo hormonal que mantiene los niveles de calcio en la sangre es complejo y numerosos factores lo pueden desequilibrar. Los excesos de nutrientes como el sodio, el fósforo o el flúor, el consumo excesivo de productos lácteos, proteínas de origen animal y azúcares, o la deficiencia de minerales como el magnesio, el cinc y el boro desequilibran el organismo y dificultan la acumulación de calcio en los huesos. El tratamiento tradicional para frenar la descalcificación de los huesos consiste en aportar dosis altas de calcio con la esperanza de que, al aumentar la ingesta parte del calcio se podrá aprovechar. Pero esta medida no soluciona el problema de fondo que es una mala asimilación del calcio presente en la dieta. Además, una suplementación excesiva de calcio cuando el organismo no es capaz de asimilarlo adecuadamente puede tener consecuencias graves derivadas de la acumulación de calcio en las arterias, las articulaciones u órganos como el riñón y el hígado. Cuando el calcio no se administra bien, es decir, cuando la dieta no es deficiente en calcio pero éste no se deposita en los huesos y los dientes, es porque o se está excretando o se está acumulando en los tejidos blandos. La acumulación de calcio en los tejidos blandos causa artritis, bursitis, espondilitis, cálculos biliares, cálculos renales y arteriosclerosis.

Son importantes las medidas correctoras para conseguir una buena absorción del calcio en vez de intentar subir la dosis en exceso. Cuatro cápsulas al día de este producto aportan 624 mg de calcio altamente biodisponible. Para conseguir una buena absorción a nivel intestinal hace falta que haya una mayor proporción de flora bacteriana beneficiosa en el intestino y que la pared intestinal se halle en buenas condiciones. La ingesta excesiva de salvado, pan integral o espinacas puede dificultar la absorción del calcio a través de la pared intestina, lo cual no significa que se deban evitar estos alimentos sino comerlos con moderación. La vitamina D aumenta la absorción intestinal del calcio. Buenas fuentes alimenticias de vitamina D son la clara de huevo y pescados azules como el salmón, las sardinas y el atún. Pero la mayor fuente de esta vitamina es sin duda la exposición regular a la luz del sol.

Para mejorar el funcionamiento de la bomba que mueve el calcio a través de las membranas necesitaremos incrementar la ingesta de potasio. Alimentos especialmente ricos en potasio son frutas, verduras de hoja verde, patatas, coliflor, legumbres, apio, tomates, pepinos y berenjenas. También será necesario disminuir la sal en la dieta y evitar alimentos salados como cacahuetes, patatas fritas, aceitunas, etc. Se ha comprobado que cierto factor presente en el té, café, vino y chocolate impide el buen funcionamiento del transporte de iones a través de la membrana celular induciendo la acumulación de sodio y calcio. Deficiencias de magnesio y cinc disminuyen aún más la actividad del mecanismo de transporte del calcio.

Ingredientes: Bisglicinato de Calcio quelado (≥ 26% calcio) 1.026 mg, y Excipientes tecnológicos (Celulosa microcristalina (E-460) 30 mg y Estearato de magnesio (E-572) 5 mg). (3 cápsulas aportan 800 mg de Ca). Envoltura: Pullulan (polisacárido de origen vegetal). No contiene gluten ni almidón, ni transgénicos ni colorantes. Apta para vegetarianos, diabéticos y pacientes con dietas restrictivas.

Ingrediente Por 2 cápsulas %CDR* Por 3 cápsulas %CDR*

Bisglicinato de Calcio

(Calcio)

2052 mg

(533,5 mg)

-

66,7 %

3078 mg

(800 mg)

-

100 %

[*] CDR: Cantidad diaria recomendada.

Modo de empleo: Tomar 2 a 3 cápsulas, repartidas durante el día, o según consejo de un especialista.

Presentación: Envase de 50 cápsulas de 1.180 mg.